Domingo 21 de julio de 2024
Al Dia

Maduro decretó el 15 de junio como Día del Arrepentimiento en Cristo y el Día de la Esperanza, de la Buena Nueva

El presidente de la República, Nicolás Maduro, aseguró este sábado 15 de junio que Venezuela asombrará al mundo con su…

Maduro decretó el 15 de junio como Día del Arrepentimiento en Cristo y el Día de la Esperanza, de la Buena Nueva
Facebook Twitter Whatsapp Telegram

El presidente de la República, Nicolás Maduro, aseguró este sábado 15 de junio que Venezuela asombrará al mundo con su fuerza espiritual y que el país se convertirá en el centro espiritual de este nuevo mundo que va naciendo, de grandes cambios, para el bien, el amor, solidaridad, igualdad, y sobre todo, para la libertad del ser humano.

Lee también: María Corina Machado exhorta a los electores a verificar sus datos en el CNE

“Venezuela cada vez está mejor preparada mentalmente, físicamente, materialmente, y cada vez estará mejor preparada espiritualmente para lo que va a suceder”, señaló.

En este sentido, Maduro extendió un mensaje a los “muchachos, a los estudiantes”, a quienes manifestó “Venezuela va a asombrar al mundo con el desarrollo de su educación, de su cultura, de la ciencia y de la tecnología”.

También dijo a los empresarios: Venezuela está asombrando al mundo y va a asombrar al mundo con su poder económico y ya eso es una buena noticia.

El jefe de Estado recibió a pastores y apóstoles de la iglesia cristiana de Venezuela, en el Salón Boyacá del Palacio de Miraflores, en el contexto del Acto Cristiano de Arrepentimiento Nacional y Entronamiento de Jesucristo en Venezuela.

Durante el encuentro, el mandatario nacional decretó el 15 de junio como el día del arrepentimiento y de la esperanza en Cristo.

“Creo que el 15 de junio, a partir de este año, pudiéramos decir que es el Día del Arrepentimiento en Cristo y el Día de la Esperanza, de la Buena Nueva. Así lo decreto, que Dios los bendiga, cuenten conmigo, no les fallaré jamás”, expresó.

Maduro afirmó que Dios proveyó para Venezuela bendiciones para que nuestro pueblo hoy viva la revolución espiritual del amor.

“Le digo a todo nuestro pueblo, de distintas creencias, fe, religiones (…) yo veo en el pueblo una fe cada vez más profunda. Lo veo en la gente que ama, cree y que ve más allá, porque el amor y la fe te hacen ver más allá”, recalcó.

El Dignatario reiteró el papel de la familia venezolana como columna vertebral de la sociedad, por tal motivo ha encomendado la tarea de rescatar este valor fundamental para la supervivencia de la civilización.

“Hay que plantarse y pedirle apoyo a Dios para que Cristo nos bañe con su sangre y su amor para tener la valentía, el patriotismo y la fortaleza y jamás ceder ante la mentira y los chantajes de una anti civilización que busca destruir la familia”, acotó el Presidente durante un acto con cristianos el pasado mes de mayo.

En la actividad, el presidente Maduro realizó reflexiones sobre las experiencias que como individuos hemos vivido en los últimos tiempos y cómo en ese camino, a testimonio propio, le hizo encontrase con Dios.

“Yo he encontrado a Dios en mi camino, lo he visto y he tenido fe y he creído en él”, acentuó.

Destacó la importancia de ser hombres y mujeres que van de la reflexión al accionar. “Soy un hombre de reflexión, pero también de acción, como tenemos que ser. El amor de Dios en acción, el poder de Dios en acción. Oración, reflexión y acción permanente”, resaltó.

Momento de oración con Maduro


Con el mayor respeto por su fe les digo: Señor nos arrepentimos de nuestros pecados, te pedimos perdón por el pecado de nuestra Nación, como autoridad de esta Patria te pido perdón, en nombre de mi Gobierno y de mi pueblo por los pecados de la soberbia, la avaricia, la lujuria, la ira, la gula, la pereza y todos los que se hayan podido cometer como nación, perdónanos, sana nuestra tierra, tu palabra dice: si se humillare mi pueblo sobre el cual mi nombre es y oraren y buscaren mi rostro y se convirtieren de sus malos caminos, entonces yo oiré desde los cielos y perdonaré sus pecados y sanaré su tierra. 2 crónicas 7:14.

“Yo desde el palacio presidencial de Miraflores en Caracas, hoy 15 de junio de este año 2024, como presidente de la República Bolivariana de Venezuela, voluntariamente, entrego mi nación dominación a Cristo para que sea el dueño absoluto de esta patria bendita. Amén. Que así sea, Aleluya”, concluyó.

Noticia al Día

Noticias Relacionadas